Casiopea

En la antigüedad se forjaron grandes leyendas mitológicas, que de acuerdo a varias civilizaciones, fueron talladas y conmemoradas por los dioses en el firmamento. Tal es el caso de la constelación Casiopea, una agrupación de astros del cielo boreal que guarda grandes misterios inexplorados en su interior.

¿Cuál es la constelación Casiopea?

Constituye una agrupación astros que dibujan un zigzag con forma de M o W en el hemisferio norte de nuestra bóveda celeste. El mismo se caracteriza por ser un asterismo que se extiende en el cielo nocturno polar con una superficie de 598,4 grados cuadrados.

De igual forma, la constelación Casiopea es completamente visible a latitudes entre 12° sur y 90° norte. Esta puede variar su posición de acuerdo a la época del año, encontrándose derecha, invertida o de lado. Además, gracias a su brillo y fácil localización, esta constelación es empleada para orientarse hacia el norte, cuando no es posible diferenciar a la Ursa Major.

Por otro lado, esta agrupación de astros se encuentra rodeada de 5 constelaciones vecinas, entre ellas están Andrómeda, Camelopardalis, Cefeo, Lacerta y Perseo. La misma su vez produce 4 lluvias de meteoros que corresponde a las Fi Casiopeidas de diciembre, Iota Casiopeidas de septiembre, Mu Casiopeidas de junio y Psi Casiopeidas.

Constelación Casiopea

Historia de la constelación Casiopea

El origen de esta constelación guarda su génesis en las antiguas leyendas de la civilización griega. En este sentido, esta constelación hace referencia a la Reina Casiopea de Etiopía, esposa de Cefeo y madre de Andrómeda. La cual insultó a las Nereidas, hijas de Poseidón, al afirmar que su hija era la más bella de todas.

Por tal motivo, el dios del mar decidió enviar al monstro Ceto a destruir su reino, encontrándose Casiopea y Cefeo en la difícil situación de entregar en sacrificio a su hija Andrómeda para apaciguar a la bestia. Finalmente, Andrómeda fue salvada por Perseo, quien destruyó a Ceto. Por lo que, Poseidón quiso castigar a Casiopea enviándola al cielo atada a un trono de tortura, el cual pasa la mitad del tiempo cabeza abajo.

Posteriormente, el astrónomo griego Ptolomeo decidió catalogarla por primera vez en su mapa estelar, como parte de las 48 antiguas constelaciones antiguas. En la actualidad, la constelación Casiopea fue aceptada por la Unión Internacional de Astronomía como parte de las 88 constelaciones modernas.

Perseo rescatando a Andrómeda encadenada

Estrellas de la constelación Casiopea

Este cuerpo estelar se encuentra constituido por 157 astros que brillan intensamente en el firmamento. Entre ellas, γ Cassiopeiae, conocida como Tsih o Cih, posee la mayor luminosidad de toda la constelación. La misma es una subgigante azul con una magnitud de 2.15 ubicada a más de 600 años luz de distancia.

De igual forma, la constelación Casiopea contiene a α Cassiopeiae o Schedar, una gigante naranja 42 veces más grande que nuestro sol. Además, esta integra a β y δ Cassiopeiae, dos astros con magnitudes superiores a 2, ubicados a 55 y 100 años luz de distancia respectivamente.

Estrellas de la constelación Casiopea

Objetos del cielo profundo

Dentro del cuerpo cósmico de Casiopea, existen un vasto abanico de objetos de gran interés para los astrónomos. Tal es el caso de la conocida Nebulosa de la Burbuja NGC 7635, una hermosa formación rojiza formado por el viento estelar del astro SAO 20575.

Por otro lado, esta constelación cuenta con los cúmulos abiertos M52 y M103 ubicados a más de 4600 y 9500 años luz de distancia respectivamente, así como también contiene a los cúmulos NGC 457, NGC 436 y NGC 663. Además, integra las galaxias elípticas enanas NGC 147 y NGC 185 y la galaxia irregular de brote estelar IC 10.

Por lo que, está claro que la constelación Casiopea constituye una vasta fuente de investigación y exploración para la astronomía, llena de grandes misterios y paisajes que te dejan sin palabras.