Cisne

Desde la antigüedad, en nuestra bóveda celeste se han descubierto una vasta cantidad de constelaciones. Algunas han sido ubicadas por los astrónomos en el hemisferio sur y otras al norte. Tal es el caso de la constelación del Cisne, una bella constelación que despliega sus alas en el cielo nocturno. 

¿Cuál es la constelación del Cisne?

Conocida en la antigüedad como Cygnus o El pájaro, es una formación cósmica ubicada al norte del ecuador. La misma, se extiende con 804 grados cuadrados en nuestro firmamento. Esta, puede ser visible completamente a latitudes entre 28° sur y 90° norte, sobre todo durante el verano. 

La constelación del Cisne, se caracteriza por encontrarse dentro de la franja cósmica de la Vía Láctea. La misma, en muchas ocasiones es llamada constelación Cruz del norte, debido a la forma que dibujan sus astros. La cual, se diferencia de una formación celestial similar que se ubica al sur, llamada Crux o Cruz del Sur. 

Esta agrupación de astros, puede ser localizada usando las constelaciones referenciales que se encuentran a su alrededor. Entre ellas están Cepheus, Draco, Lacerta, Lyra, Pegasus y Vulpecula.

Constelación del Cisne

Historia de la constelación del Cisne

El origen de esta constelación, como el de muchas otras, data de leyendas contadas de generación en generación en las antiguas civilizaciones. Esta, debido a su forma fue conocida por la cultura árabe como La Gallina, e incluso como Cruz del norte para otras civilizaciones. Sin embargo, es la mitología griega la que más versiones tiene sobre su origen. 

De esta manera, la constelación representa a varios cisnes de la mitología. Por un lado, historiadores afirman que esta es una de las transmutaciones que Zeus usó para conquistar a la reina de Esparta, Leda. Los cuales, concibieron a la princesa Helena de Troya. 

Otras versiones hablan de la trágica historia de Cygnus, hijo de Poseidón, quien al finalizar su vida ascendió al cielo como un cisne. Además, otros afirman que esta no es más que Orfeo quien al morir fue ascendido al cielo, justo al lado de su Lyra. 

Posteriormente, la constelación del Cisne, fue agregada en el siglo II por Ptolomeo a su tratado El Almagesto, como parte de las 48 constelaciones antiguas. 

Reina Leda y Zeus transformado en Cisne

Estrellas de la constelación del Cisne

Esta bella y elegante constelación se encuentra formada por 262 estrellas. Siendo, α Cygni o Deneb la más brillante. Esta supergigante blanca, es más de 54 mil veces más brillante que nuestro sol. Además, este astro representa la cola del cisne en el cielo nocturno y una de las puntas del Triángulo del Verano.

Por otro lado, esta γ Cygni también llamada Sadr o Sadi, una supergigante amarilla ubicada a más de 1500 años luz de distancia. De igual forma, integra a β Cygni o Albireo, un astro doble que dibuja el pico del cisne en el firmamento. 

Estrellas de la constelación del Cisne

Objetos del cielo profundo

Debido a su ubicación dentro de la Vía Láctea, en esta constelación se han descubierto una gran cantidad de objetos y cuerpos estelares. Entre ellos, la famosa Nebulosa Norteamérica NGC 7000, quién es llamada de esta manera por su parecido con el país, localizada al este de α Cygni.

Por otro lado, integra dos cúmulos abiertos M39 y M29, ubicados a 800 y 6000 años luz respectivamente. Además de varias nebulosas como Pelícano, Medialuna y del Velo, esta última formada de los restos de una supernova. 

Está claro, que la constelación del Cisne, es una de las más hermosas que se pueden apreciar en nuestra bóveda celeste. Siendo esta, un cúmulo lleno de tesoros cósmicos y de grandes historias.