Leo

El firmamento siempre fue objeto de estudio a lo largo de los años. Y es que su belleza esconde una gran cantidad de misterios. Los astrónomos, para facilitar su trabajo, lo dividieron en diversas constelaciones. Quizás una de las más conocidas es la constelación de Leo, la cual esconde grandes leyendas mitológicas y alberga diversos misterios espaciales.

¿Cuál es la constelación de Leo?

También conocido como el garfio, este asombroso grupo de estrellas toma forma de león en el cielo, justo en la línea eclíptica. La constelación de Leo forma parte de los cuerpos celestes de los signos del zodiaco. La cual se puede observar fácilmente en lo más alto del cielo, sobre todo alrededor de febrero. También se puede ver el sol brillar a través de ella desde el 10 de agosto hasta el 16 de septiembre.

La constelación de Leo limita con Cáncer al oeste y con Virgo al este. Sin embargo, puede llegar a opacarlas debido al intenso brillo de sus astros. Esta tiene una amplitud para nada envidiable de 947 grados cuadrados, lo que la hace la doceava constelación más grande. Además se puede tener una visibilidad completa de la misma en latitudes entre 57° Sur y 82° Norte.

Constelación de Leo

Historia de la constelación de Leo

La constelación de Leo forma parte del grupo de constelaciones antiguas. Por ello tiene una rica historia, la gran mayoría de ella basada en la mitología griega. Alguno relatos establecen que esta constelación conmemoraba al León de Nemea. El cual fue asesinado por Hércules, como parte de los 12 trabajos impuestos por Hera.

Por otra parte, también se cree que la constelación fue creada por Zeus para honrar al rey de los animales. Sin embargo, para otras culturas, tenía un significado totalmente diferente. Para los mesopotámicos, esta simbolizaba el fuego y el fin del caldeamiento solar. Mientras que para los egipcios, indicaban las crecidas del Río Nilo y los israelitas lo asociaron a Judá.

Este cuerpo celeste fue descrito por Claudio Ptolomeo en el siglo II d.C, formando parte de las 48 constelaciones originales. Esta mantiene su nombre hasta la actualidad, formando parte de las 88 agrupaciones de astros conocidas.

Hércules contra el León de Nemea

Estrellas de la constelación de Leo

Esta constelación está compuesta por un total de 123 estrellas. Siendo la más brillante de todas α Leonis o Régulo, la cual es cuatro veces más grande que nuestro sol. En la antigüedad era conocida cómo Corazón de León, y está conformada por un sistema cuádruple cuya estrella principal rota.

La segunda estrella más brillante de la constelación de Leo es β Leonis o Denébola, este es un astro blanco con el doble del diámetro del sol. Además existen diversas estrellas en la constelación que toman nombre por la denominación de Bayer cómo η , γ , ζ , μ y ε Leonis. También vale la pena resaltar la estrella variable Mira, la cual está solo a 312 días de la tierra.

Estrellas de la constelación de Leo

Objetos del cielo profundo

Dentro de la constelación de Leo se encuentran numerosas galaxias y objetos profundos. Entre ellas podemos destacar las galaxias espirales M65 y M66. Las cuales forman el triplete de Leo junto a NGC 3628. Además podemos encontrar galaxias como NGC 2903, M95 y M96 las cuales se pueden observar fácilmente con un telescopio.

Por si fuera poco, está asociada a tres lluvias de meteoros. La primera de ellas es Leónidas, la cual se observa entre el 15 y el 21 de noviembre. Luego tenemos a Leónidas de enero y Sigma Leónidas A. Es evidente que esta agrupación de astros tiene una historia sumamente interesante y guarda diversos misterios del universo.