Serpens

En la antigüedad, existían un gran número de constelaciones que habrían sido descritas por Ptolomeo en el siglo II d.C. A estas se le han ido sumando nuevos grupos estelares, incluso actualizando a los ya existentes. Tal es el caso de la constelación Serpens, siendo la única constelación moderna divida en dos partes.

¿Cuál es la constelación Serpens?

Esta constelación también es conocida como La Serpiente, formando parte de las 48 constelaciones antiguas y las 88 modernas. La misma, se pude observar en ambos hemisferios, acompañada de Ofiuco, a quien se le conoce como el portador de la serpiente.

En cuanto a su extensión, la constelación Serpens, ocupa más 637 grados cuadrados en el firmamento. Esta se caracteriza, por estar constituida por dos partes, Serpens Caput al oeste y Serpens Cauda al este, haciendo referencia a su cabeza y cola respectivamente. Siendo ambas partes dividas por la constelación de Ofiuco.

Además, este cuerpo celestial puede servir de referencia para ubicar a otros. Tal es el caso de Hércules, Virgo y Corona Boreal, que se encuentran a su alrededor.

Constelación Serpens

Historia de la constelación Serpens

El origen de esta constelación, es bastante antiguo y se le han atribuido diferentes simbologías a lo largo de los años. En tiempos remotos, la constelación Serpens junto a Ofiuco eran consideradas como una sola. Era tan imponente la combinación de ambas, que su extensión en el cielo superaba al cuerpo celestial de Hydra, el más grande que se conoce hoy en día.

De acuerdo con la mitología griega, la historia de la constelación Serpens está ligada íntimamente al origen de la medicina. En base a estos relatos, La Serpiente era quien le vislumbraba los secretos de la curación a Asclepio. Quien posteriormente, fue convertido por Zeus en la constelación de Ofiuco para acompañar a La Serpiente en el cosmos.

Constelación de Ofiuco y Serpens

Estrellas de la constelación Serpens

Este cuerpo estelar, está conformado por 108 estrellas, las cuales han sido clasificados de acuerdo a su luminosidad, por la denominación de Bayer. De tal manera que, a nivel del Serpens Caput encontramos a los astros α, β, γ, δ, ε, ι, κ, λ, μ, π, ρ, σ, τ, χ y ω Serpentis. Mientras que en el Serpens Cauda se ubican ζ, η, θ, ν, ξ y ο Serpentis.

De todo este grupo de estrellas, la más resaltante es α Serpentis, quien también recibe el nombre de Unukalhai o Unuk. La misma, es una gigante naranja que a pesar de tener 15 veces mayor masa que nuestro sol, se encuentra a 73 años luz con un brillo de magnitud 3, por lo que es difícil observar.

Al igual que otras constelaciones, la constelación Serpens, cuenta con un par de estrellas binarias. Como lo son θ Serpentis y δ Serpentis, estando esta última situada a 210 años luz.

Estrellas de la constelación Serpens

Objetos del cielo profundo

En el interior de esta conformación, existen un gran numero de objetos estelares. Entre ellos, la Nebulosa del Águila M16, siendo este un cumulo abierto relativamente joven. Además, del Cúmulo globular M5, una galaxia enana de las mas antiguas asociadas a la Vía Láctea. Así como también se encuentran otros como el Objeto de Hoag y la Nebulosa Roja Cuadrada.

Es evidente, la gran magnitud de astros que la constelación Serpens impone a nuestros cielos. Brindándonos desde formas celestiales hermosas y sin igual, hasta historias que han permitido forjar nuestra evolución.