Tauro

Desde el inicio de nuestra civilización, se han utilizado las estrellas como herramientas de viaje y cultura, e incluso como parte de nuestra mitología. Por lo que se han reconocido una gran cantidad de constelaciones a lo largo de nuestros cielos. Una de las mas antiguas y respetadas es la Constelación de Tauro, signo zodiacal fácil de ubicar, gracias a sus prominentes estrellas.

¿Cuál es la constelación de Tauro?

Este cuerpo celestial, se extiende en el firmamento con la forma de un toro, entre Géminis por el este y Aires por el oeste. Justo al noreste de la gran Nebulosa de Orión. La misma, se observa mejor en el cielo nocturno del mes de enero y diciembre a latitudes de 90° y -65°.

Al ser esta una constelación del Zodiaco la podemos ubicar a nivel de la línea eclíptica. De igual forma, podemos ver el sol brillar sobre la misma, entre el 14 de mayo y el 21 de junio. Uno de los aspectos más característicos de la constelación de tauro, es la formación en “V” conocidas como las Híades. Además, presenta un brillo rojizo que representa el “Ojo del Toro” formado por la gigante roja Aldebarán.

Constelación de Tauro

Historia de la constelación de Tauro

El origen de esta constelación guarda diferentes mitos repartidos a lo largo de la historia. Uno de ellos, en la mitología griega, propone que el toro es una de las transmutaciones de Zeus. El cual, utilizo esta forma para seducir y raptar a Europa, una princesa fenicia. Por lo que en celebración de su triunfo decidió crear la constelación de tauro.

Por otro lado, hace 5000 años el equinoccio se presentó en la constelación de tauro. En este, los sumerios vieron a su dios sobre un gran toro blanco. Posteriormente, Ptolomeo, un astrónomo griego, decidió agregar a Tauro en su descripción de 48 constelaciones.

Mito de la princesa Europa y Zeus

Estrellas de la constelación de Tauro

Esta constelación se encuentra conformada por 223 estrellas a todo lo ancho. De ellas, la más brillante es Aldebarán o α Tauri, una gigante naranja que es ocultada por la luna en algunas ocasiones. Por otro lado, están las puntas de los cuernos del toro, formada por la estrella Elnath. La misma se ubica al este de las Hiades, con una luminosidad 700 veces mayor que la del sol.

Además, esta constelación también se vale de su estrella doble o binaria de color blanco. Tal es el caso de λ Tauri, formada por una estrella azul y una subgigante blanca, bastante cercanas.

Estrellas de la constelación de Tauro

Objetos del cielo profundo

En el interior de esta constelación, existen una gran cantidad de astros y galaxias. Tal es el caso del cumulo abierto de estrellas relativamente joven, conocido como Pléyades M45. El mismo contiene ente 500 y 1000 astros, y se ubica al norte de la constelación.

De igual forma, presenta el cumulo de las Hiades, a 153 años luz de distancia, constituido por más de 80 estrellas. Además, tiene la gran Nebulosa de Cangrejo M1, formada por una supernova que se pudo observar desde la tierra el 4 de julio de 1054. Tanto fue la conmoción que causo este evento que es mencionado en la poesía amerindia y en relatos chinos.

Está claro, que la constelación de Tauro, va más allá de ser solo un signo del zodiaco. La misma con su extensión imponente en el firmamento, guarda una gran cantidad de astros. Los cuales poco a poco, gracias al estudio de la astronomía se han ido develando.